La banca ética como alternativa

¿Quieres una banca que promueva una economía diferente y que utilice tus ahorros de forma transparente conforme a tus valores y planteamientos?

Como alternativa a la “banca tradicional” que opera con un único objetivo, el económico, existe la Banca Ética que hace compatible la rentabilidad económica con el respeto de los derechos humanos y el medio ambiente. La Banca Ética invierte únicamente en proyectos con valor añadido para la sociedad desde el punto de vista social, medioambiental, cultural, educativo, etc. facilitando a sus clientes que puedan saber dónde se invierten sus ahorros.

Con la aparición de la banca ética surge un nuevo sistema financiero con el que podemos ahorrar e invertir, buscando un triple beneficio: social, medioambiental y económico.

¿DÓNDE INVIERTE NUESTRO DINERO LA BANCA ÉTICA?

Proyectos de desarrollo en el Sur

Casi el 20% del dinero que depositamos a la banca ética se destinan a proyectos de cooperación al desarrollo, en cooperativas de familias productoras que nos hacen llegar productos de comercio justo y en micronegocios gestionados por mujeres.

Invertir en comercio justo es ofrecer financiación a familias que se organizan en cooperativas participativas, y apostar por un modelo que garantiza recibir un precio justo por el trabajo realizado y beneficios para la comunidad. También reciben crédito tiendas de comercio justo que permiten a la ciudadanía norteña ejercer un consumo crítico y solidario.

Medio ambiente

Más del 40% del dinero que depositamos a la banca ética se destina a proyectos de agricultura ecológica, energías renovables y preservación del medio.

La lucha contra el cambio climático y la generación de alternativas ecológicas requiere financiación. La banca ética invierte al apoyar modelos energéticos sostenibles, financiando proyectos que desarrollan las energías renovables y potenciando la bioconstrucción, la agricultura ecológica, etc.

Iniciativas sociales

Más del 30% del dinero que depositamos a la banca ética se destina al trabajo cooperativo, a iniciativas empresariales de inserción social, a proyectos culturales y educativos, a la promoción de la vida y valores comunitarios.

La banca ética busca la transformación de la sociedad y entiende que esto pasa por potenciar otra educación, poner el arte y la cultura al alcance de todo el mundo, practicar un ocio responsable, entender la salud de manera integral, promover iniciativas de crecimiento personal… y el fortalecimiento de la economía solidaria.

Apuesta por el trabajo en cooperativas y por iniciativas que incluyen sectores poco reconocidos en la sociedad: personas con otras capacidades, en riesgo de exclusión social, gente mayor…

Artículos relacionados

Enlaces relacionados